• José Rocha

RAW vs JPEG



¿Cuál es mejor RAW o JPEG?


Esta es una de las preguntas más frecuentes que me hace la gente tanto como fotógrafo y como impresor.


El nombre de RAW, proviene del ingles crudo y es por que la imagen necesita ser procesada posteriormente. JPEG proviene de las siglas de Joint Photographic Experts Group.

Asi que en esta seríe trataré de resolver algunas de sus dudas. Antes que nada definamos que son estos dor formatos.

Un Archivo RAW es . . .

  • No es una imagen como tal (requiere de sofwtare especial para poder verlo, este software es fácil de conseguir).

  • Típicamente viene en formatos específicos por marca a excepción de Adobe DNG (Digital Negative), mismo que aun no es ampliamente utilizado.

  • Contiene, al menos 8 bits por cada color – rojo, verde y azul (12-bits por locación X, Y), Aunque la mayoría de las DSLR reregistran 12 bit por color (36 bits por locación).

  • Descomprimidos (una cámara de 12 megapixeles produce un archivo RAW de 12 MB).

  • Contiene la información completa del sensor.

  • Tiene un mayor rango dinámico (habilidad de desplegar sombras y altasluces).

  • Menor contraste.

  • No tan nítido.

  • No es adecuado para imprimir directamente de la cámara, necesita post procesamiento.

  • Es solo lectura (todos los cambios se salvan en un archivo colateral XMP, en JPEG u otro formato).

  • En ocsaiones puede ser admisible como evidencia en las cortes (a diferencia de un archivo modificable).

  • Necesita ser procesado por tu computadora.

En comparación un archivo JPEG es…

  • Es un formato estándas que se puede leer con cualquier progran de imágenes existente, es de código abierto.

  • Exactamente tiene 8 bits por cada color (12 bits por locación X, Y).

  • Comprimido

  • Relativamente pequeño (una cámara de 8 megapixeles, produce un JPEG de entre 1 y 3 MB).

  • Bajo rango dinámico.

  • Alto en contraste.

  • Mayor nitidez.

  • Listo de inmediato para impresión, publicación o compartir en el internet.

  • No neceitan corrección en la mayoría de los casos (80% en mi experiencia)

  • Apto para manipulación, aunque no sin perder información cada vez que se edita, incluso si solamente se gira.

  • La cámara lo procesa.

Estas diferencia te lleva de manera implicita a decidir que imágenes necesitas en RAW y cuales en JPEG.


Por ejemplo, si no tienes mucha capacidad de almacenamiento en tu cámara, entonces dispara en JPEG, esto te permite capturar 2 ó 3 veces más fotografías que en RAW. Es también si te encuentras en una fiesta o evento, después del cual quieres compartir tus imágenes cuanto antes y de una manera sencilla.


Desde otro punto de vista, si la capacidad de almacenamiento no es un obstáculo, (las tarjetas de memoria son más baratas cada día), considera tomar fotos en RAW+JPEG, para cubrir todas las posibilidades. En caso de que no puedas o no quieras trabajar nada de prostprocesamiento, simplemente tira en JPEG. Tomar una imagen en RAW es solo el primer paso de producir una imagen de calidad lista para imprimir. Si por el otro lado si la calidad es lo más importante para ti, y quieres aprovechar cada bit del rendimiento de tu cámara, debes de utilizar RAW.


Dicho lo anterior, conozco varios fotógrafos profesionales que no disparan en RAW por alguna de las dos siguientes razones. 1) No saben como, ó 2) No quieren dedicarle tiempo a procesar sus imágenes más tarde.


Disparando en JPEG

Cuando tomas tus imágenes en JPEG, el software interno de la cámara (generalmente conocido como firmware, ya que forma parte integral de tu cámara), utilizará la información de tu sensor y rápidamente la procesará antes de guardarla en la tarjeta. Algunos colores, así como un poco de la resolución se perderá (en algunas cámaras incluso notarás un poco más de ruido en el JPEG que en el RAW)


El actor principal en este caso es conocido como DCT (Discrete Cosine Transrormation), el cual divide la imagen en bloques (generalmente de 8 x 8 pixeles), y determina que partes del archivo puedes ser desechadas por que son más difíciles de percibir. Y después al reorganizar la imagen una fila 24 pixeles que tenía 24 tonos diferentes, ahora quizá solo tenga 4 ó 5. Sin el archivo RAW, esta información se perdido para siempre.


La calidad de un archivo JPEG siempre será mucho mejor que la misma fotografía tomada con una cámara auto-focus, del alta calidad, del mismo año. Si tu cámara tiene la capacidad de disparar ráfaga, tendrás la oportunidad de tomar más fotografías JPEG por segundo que en RAW, ya que la parte más lenta del proceso, es guardar tus archivos en la tarjeta de memoria, por lo que entre más grandes los archivos (RAW), más tardan en guardarse.


Disparando en RAW

Si disparas en Raw, tu computadora en lugar de la cámara será quien procese los datos y generare un archivo de imagen a partir de ella. Adivina qué tiene más poder de procesamiento: ¿tu cámara digital o tu computadora? Disparar en RAW te dará mucho más control sobre cómo se ve su imagen e incluso podrá corregir varios pecados que puedes haber cometido al tomar la fotografía, como por ejemplo la exposición.


Para aprovechar esto, necesitas usar algún software en su computadora para procesar los archivos y producir archivos JPEG (o TIFF). Camera RAW que viene con Adobe Photoshop me parece muy buena para procesar archivos RAW (incluso procesándolos por lotes), aunque todos tenemos nuestro favorito (Lightroom tiene muchos adeptos). Cuando abres un archivo RAW utilizando Adobe Photoshop, el cuadro de diálogo RAW de cámara aparecerá automáticamente. La mayoría de las veces las configuraciones automáticas son bastante decentes, pero tienes la posibilidad de cambiar el balance de blancos, la exposición, el contraste, la saturación e incluso la calibración de los rojos, verdes y azules o corregir la aberración de la lente, todo sin pérdidas.


Si el balance de blancos está desactivado, es mucho más fácil de arreglarlo usando la pantalla Camera RAW que cargando el JPEG y manipulándolo: el resultado final es mucho mejor también. La riqueza, los detalles (nitidez), el rango de colores y la capacidad de ajustar estas configuraciones terminan siendo mucho mayores con un archivo RAW, aunque el aspecto del archivo RAW antes del procesamiento no es nada rico ni nítido.


Parte de la conversión a JPEG son algoritmos de nitidez y, como resultado, el archivo RAW no procesado es menos nítido. Dos cosas pueden afectar esto, una es la marca de la cámara (las cámaras Nikon generalmente se consideran más nítidas, pero esto no es cierto en todos los modelos) y el otro factor es la configuración del usuario para afilar la cámara. Cargar un archivo sin formato en un programa como Adobe Photoshop aplicará automáticamente el balance de blancos, nitidez, contraste, brillo, etc. ... e incluso puede procesar por lotes archivos en bruto. A menudo uso esta función como primer paso y luego vuelvo y ajuste la configuración si es necesario. Esto es especialmente útil porque aunque hiciste todo lo correcto en la cámara cuando tomaste la foto y tu software de conversión fue capaz de usar toda la potencia de procesamiento de tu computadora de escritorio, la conversión a JPEG podría engañar a la cámara o a tu computadora y solo a tu ojo se puede producir lo correcto, mientras que el equilibrio, el contraste, el brillo, etc.


Consideraciones

Hay otros problemas de los cuales preocuparse cuando se trabaja en RAW, como el espacio de color (Adobe 1998 vs. sRGB vs, ProPhoto). He usado los tres espacios de color, para mi ProPhoto o sRGB están más cerca en la mayoría de las impresoras de inyección de tinta y/o pigmento que realizo. Si deseas los 16 bits de color (a diferencia de los 8 bits de un JPEG) necesitará almacenar su imagen como TIFF.


Algunas personas también convertirán sus archivos RAW patentados (con extensiones como .CRW, .CR2, .NEF, etc.) en el formato negativo digital de Adobe (.DNG) para asegurarse de que esos archivos serán legibles en un futuro lejano. Guarda más de una copia de seguridad si tus imágenes son importantes (y mantén la segunda copia de seguridad en una ubicación diferente, como la casa de un amigo o pariente).


Cuando se trata de tu fotografía, tú eres el máximo responsable de la toma de decisiones sobre lo que es mejor. Te recomiendo que, utilizar el formato RAW. Ciertamente no te dañarás ni a ti ni a tu cámara. De hecho, una gran prueba es salir solo para disparar algo (incluso en el patio trasero o alrededor de la cuadra). Toma varias fotografías bajo diversas condiciones de iluminación usando la configuración RAW + JPEG en tu DSLR (si tiene esa capacidad). Bájalos en tu computadora y compáralos después de procesar los archivos RAW. Toma en consideración tu tiempo para hacerlo y analiza si la ganancia vale tu tiempo extra.

0 vistas