• José Rocha

Guía Básica para Impresión Digital, Monitor




Calibra tu Monitor


Si quieres visualizar tus imágenes de manera precisa y realizar decisiones sofisticadas sobre como se verán, es importante calibrar tu monitor. El perfil ICC creado al calibra tu monitor te ayudará presentar mejor tus archivos, pero no los cambiara, - para ello cuentas con tu software de edición. Sin tu monitor calibrado (viendo tus archivos de manera precisa) ¿cómo sabrás que cambiar o cómo cambiarlo? Calibrar tu monitor es muy sencillo y algo que debes de hacer. Para ello necesitarás un dispositivo especial.


Si eres poseedor de un espectrofotómetro, no necesitaras un colorímetro. A diferencia del colorímetro, es espectrofotómetro tiene su propia fuente de luz, que puede ser utilizada para crear perfiles de impresoras, monitores y proyectores. Un espectrofotómetro hace más y por lo tanto es más costoso.


Los colorímetros, no tienen un color más o menos favorito, nunca están cansados, no ingieren cafeína u azúcar, no se adaptan a un ambiente mientras el tiempo avanza, no tiene emociones y tú si. Toso lo antes mencionado, puede afectar tu percepción del color en un momento determinado. Los colorímetros son aparatos estables, Tú no. Por lo cual, cuando se trata de asegurarte que tu monitor presenta los colores de la manera más precisa posible, utiliza un colorímetro. Utilizar el colorímetro de tu elección, yo en lo personal utilizo Color Munki Display de la marca X-Rite.


Punto Blanco

Al utilizar tu dispositivo de administración de color especifica tu punto blanco en D-65. Este es el valor predeterminado en la mayoría de los monitores actuales. El punto blanco esta hecho para similar un blanco puro, no muy azul y brillante ni tampoco amarillo y opaco.


Mientras el estándar de la industria para crear perfiles ICC de impresión y observar impresiones es D-50 ó 5000K, sin embargo, si especificas este valor durante la calibración de tu monitor en la mayoría de los casos tus imágenes impresas tenderán presentar los blancos pálidos y quizá un tanto amarillentos. Lo anterior, debido a la tecnología actual de los monitores, ya que sus puntos blancos, aun son muy elevado, superiores a los 7500K, es por esto que al simular un punto blanco menor a 6500K la respuesta física le monitor comienza. Un punto blanco de D-65 es una simulación que genera una apariencia estándar ampliamente aceptada – lo que podemos llamar, un blanco limpio.


Ajusta el Brillo de tu Monitor

Utiliza los botones del menú de tu monitor en l apantalla. Tu software de calibración te debe de ayudar a confirmar que el brillo de tu monitor está entre lo 90 y 100 lumens. Si el brillo de tu monitor está por arriba de estos valores será más difícil predecir como se verá tu imagen en otros dispositivos y posiblemente tus impresiones queden obscuras. Por el contrario, si tu monitor está más obscuro que este rango, tus blancos aparecerán muy apagados y probablemente no logres ver las sutiles sombras que existen en tu archivo.


Mide el Espacio de Color y Crea el Perfil

Una Vez ajustado tu punto blanco y tu brillo (y en algunos casos tu punto gamma en 2.2) todo lo que queda es darle clic y dejar que el software haga su trabajo. Después de haber medido la capacidad de tu monitor, tu software de administración del color generará un perfil ICC que ayudará a crear un mapa. Cuando guardes los resultados, es importante que el archivo de tu perfil ICC tenga la fecha. Este archivo se cargara de manera automática cuando enciendas tu computadora, hasta que hayas creado un perfil nuevo. Lo recomendable es perfilar tu monitor al menos una vez al mes.


Confirma la Calibración de tu Monitor

Después de haber calibrado, compara algunas imágenes impresas contra tu monitor. Pon especial atención a los colores neutrales identificando que no tengan influencia de otros colores o tonos, si notas alguna, repite el proceso.

Calibra tu monitor mensualmente o cada vez que las condiciones de tu espacio de edición cambien significativamente.


Una de las grandes ventajas de calibrar tu monitor con un dispositivo estándar, neutral es que si está debidamente calibrado, cualquier monitor, viejo o nuevo , debe de generar un aspecto similar si no idéntico del mismo archivo. Por lo cual, no tendrás que volver a realizar ajustes a tus imágenes cuando las veas en otro monitor.


No todos los monitores fueron creados igual. Los monitores inteligentes, son más costosos y te ofrecen una mayor saturación del color (una gama más amplia como Adobe 1998 en lugar de sRGB), y la habilidad de ajustar el brillo de manera más precisa. En mi caso utilizo un monitor EIZO ColorEdge CG277.


El valor del tiempo y el dinero invertido en un buen monitor y el del tiempo en calibrarlo se recupera de manera rápida. Lo anterior sin tomar en cuenta el gozo de procesar tus imágenes.

2 vistas

© 2010 - 2020 JoseRochaArt             |             Cancún, México            |