• José Rocha

El lenguaje visual en la fotografía Parte 8

Actualizado: 31 de may de 2018




Iluminación


Experimentar con la iluminación, mezclar luces y sombras, es un elemento compositivo que puede interactuar de manera importante con los demás elementos de los que hemos platicado las últimas semanas. Con el fin de darle mayor congruencia a tu fotografía en su conjunto. Para lograrlo, es importante que trabajes tus luces de diferentes formas, por ejemplo, agregando puntos de luz muy cerrados, o más difusos, una luz dura y dramática o una luz suave y amable ... Es interesante que conozcas las cualidades de la luz para poder sacarle provecho a la hora de utilizarla como un elemento en tus composiciones.


Una escena se puede iluminar de muchas formas, desde muchos ángulos y direcciones, con diferentes intensidades, entre otras muchas opciones. Quizá la primera decisión que debes tomar es si quieres que la luz sea suave o dura.


En esta ocasión te platicaré de sus diferencias, sus usos principales y como utilizarla, para que puedas decidir el tipo de luz que más convenga para tu imagen y no dejarlo al azar.


Luz Suave, Luz Dura


Al decir luz suave me refiero a aquella luz suave aquella que presenta una transición es sutil y progresiva, cuando hablamos de luz dura nos referimos a aquella que independientemente de su intensidad, produce una transición de luces a sombras repentina.

La suavidad o dureza de la luz afectan a las transiciones, pero el punto de mayor iluminación y el punto de menor iluminación no tienen porque cambiar. Eso significa que podemos conseguir contrastes sin necesidad de luz dura.


Para lograr un contraste mayor o menor puedes experimentar con la dirección de la luz, la posición desde la cual ilumines definirá el contraste en la imagen, como te mencioné antes la suavidad o la dureza de la luz define la transición, no los extremos.


El factor principal que hace que la luz sea suave o dura es la relación que existe entre el sujeto de nuestra composición y el tamaño de la fuente de luz, así que entre mayor sea el tamaño de la fuente de luz, más suave será la iluminación, en el caso de tener dos fuentes de luz similares, la diferencia la marcará el uso de difusores que puedas emplear.


No hay que confundir la suavidad o dureza con la dirección de la luz.

Para conseguir un mayor o menor contraste en tu imagen, te recomiendo experimentar con la dirección de la luz, desde el punto que ilumines determinará el contraste en tu fotografía, recuerda, la suavidad o la dureza de la luz definen la transición, no los extremos y esa transición o transiciones son determinantes en tu imagen.



Cómo Lograr Luz Suave y Luz Dura


Existen muchos factores y circunstancias que afectan suavidad o la dureza de una fuente de luz, muchos tienen la idea que los difusores utilizado con la fuente de luz, son la principal razón. Es más sencillo que eso. La principal razón que hace que una luz sea dura o suave es la relación de tamaño entre la fuente de luz y lo que vas a fotografiar.


La conclusión es, cuanto mayor sea el tamaño de la luz aparente, más suave será esta, y si dos fuentes de luz tienen un tamaño aparente parecido, entonces los difusores marcarán la diferencia.


La distancia es muy importante, ya que cuanto más alejemos nuestro punto de luz de nuestro sujeto, más empequeñecemos el tamaño aparente de la luz y, por lo tanto, hacemos la luz más dura.


Como ejemplo, podemos decir que la luz del sol es dura a pesar de que el sol es muy grande. Esto es porque debido a la distancia a la que nos encontramos con respecto al sol, hace que su tamaño aparente sea muy pequeño, y por eso crea sombras tan definidas. Por el otro lado, en un día nublado, el manto de nubes crea una fuente de luz menos puntual y mucho más grande sobre nosotros, generando luz suave.


Crear Luz Suave ó Luz Dura


Una vez que entiendes la teoría crear cualquier tipo de luz es muy sencillo. Sólo necesitas cambiar el tamaño de tu fuente de luz en proporción a tu sujeto.

Si deseas luz dura, tu fuente de luz debe ser lo más pequeña posible, y si quieres luz suave, utiliza modificadores que amplíen el tamaño de tu fuente de luz (caja de luz, sombrillas, una sábana, etc. cualquier artículo es permitido ). Una manera muy de conseguir una gran superficie para iluminar a nuestros sujetos es rebotando la luz en una pared o el techo. De esta manera conseguirás una fuente de luz gigantesca en casi cualquier sitio y sin materiales adicionales, solo tienes que poner atención al color o colores de la superficie que hayas seleccionado, ya que esta dará un tono específico a tus fotografías.


Según lo que vayas a fotografiar necesitarás un tamaño mayor o menor para suavizar la luz:

· Para macros, casi cualquier flash sin modificar sirve, ya que tus sujetos serán por lo general pequeños.

· Para retratos en general un Octabox de 110cm es una buena recomendación.

· Para automóviles o cosas muy grandes, se utilizan bancos de luz que pueden medir varios metros y cuestan una fortuna.


¿Cuándo utilizar luz suave y cuándo dura?


Por lo general la luz suave es la más utilizada, especialmente para retratos. Sin embargo, para algunos efectos o emociones la luz dura nos brinda mucho a nuestras imágenes, y por ello no debes de dejar de pensar en ella como una fantástica herramienta. La luz dura te ayuda a crear las sensaciones tales como fuerza, agresividad, creando imágenes provocativas. Por el contrario la luz suave te da la oportunidad de crear un entorno de nostalgia, ternura y romanticismo.


1 vista

© 2010 - 2020 JoseRochaArt             |             Cancún, México            |